EL TIEMPO NO CURA LAS HERIDAS

26 Nov, 2016 | Psicología Emocional

Que el tiempo lo cura todo o también queno hay nada que el tiempo no logre sanar” son muestras de una gran mentira. ¿Cuántas veces has escuchado estas frases?, ¿cuántas veces has dicho estas palabras a alguien con el propósito de aliviar su sufrimiento? Estoy convencido que en muchas ocasiones y aunque su propósito sea noble, por desgracia, el tiempo no cura las heridas emocionales, las heridas del alma. La creencia de que el paso del tiempo sanará las mismas, es del todo falsa e incluso puede ser perjudicial.

 Hoy hablamos de una gran mentira popular: “que el tiempo todo lo cura”.

Una mentira camuflada de compasión

 

Todos los sabemos, todos hemos usado esta expresión con el propósito de aliviar, de calmar, de proporcionar abrigo al dolor, al sufrimiento de alguien, darle esperanzas, ánimos de que con tiempo mejorará. Y es que de forma inconsciente, le estamos diciendo que tome una actitud pasiva, que no es necesario que haga nada, que el tiempo se encargará de todo, que su malestar desaparecerá como por arte de magia con el paso del tiempo… y eso no es verdad, es una mentira que como decimos viene camuflada de compasión.

He aquí la verdad que ocultamos: que las emociones que no se expresan, no se superan (como diría mi gran amiga y colega de profesión Ciara Molina en su obra Emociones expresadas, emociones superadas). Las emociones que no gestionamos, que no trabajamos, aquellas que ignoramos, quedan enraizadas en nuestro sentir y por ende en nuestro pensar y hacer, pagando un tributo que nos recuerda la deuda que tenemos pendiente, los asuntos que tenemos sin cerrar.Las emociones que no se expresan, no se superan... el tiempo no cura nada por sí sólo. Click Para Twittear

No te conviertas en víctima de tu pasividad

 

Ni el tiempo pone nada en su sitio, ni el tiempo cura nada que no se trabaje, que no se atienda; por ello, la pasividad, la no atención de esas emociones, te traerá más y más sufrimiento, más dolor. En definitiva, te convertirás en víctima de tu propia pasividad.

Cuidar y trabajar las emociones, los duelos, el dolor, evitará que la ansiedad, la insatisfacción, el miedo e incluso la depresión se queden aferrados en nuestro cuerpo y mente.

Responsabilizarse de lo que se siente y tomar consciencia de que somos los artífices de nuestra vida, expresando, aceptando, integrando lo que nos pasa, lo que decimos acerca de lo que nos ocurre, es en definitiva, arriesgarnos a vivir… y sólo entonces, sanaremos… Responsabilizarte de tu dolor, trabajarlo, cuidarlo, sentirlo, aceptarlo e integrarlo... es el camino a la sanación. Click Para Twittear

Conversaciones de despacho

 

En mi despacho, muy a menudo, cada vez con más asiduidad, llegan personas que de un modo u otro buscan nuevas formas de entender la vida y transitar experiencias dolorosas, muchas de ellas relacionadas con el día a día.

“X” de 38 años, perdió su trabajo y con él su autoestima. Pensaba que “tenía superado” el trance amargo que muchas personas han vivido al ser despedidos de sus puestos laborales. Sin embargo, las sensaciones y emociones de pérdida albergadas en su cuerpo, seguían avisando de “que algo no andaba bien”. Paso a paso y tomando conciencia de las emociones de rabia, enfado y tristeza que seguían allí, con una buena dosis de estrategias de orientación laboral, le hicieron volver a sentir que la vida es un lugar lleno de posibilidades por alcanzar, desde un lugar más sano y consciente.

“X”  de 27 años, tuvo una ruptura sentimental con su pareja. Un episodio que según ella “le hacía desconfiar de las intenciones de los hombres”. A lo largo de la orientación, se dio cuenta de que quedaban asuntos pendientes por resolver no sólo con su antigua pareja, sino también con ella misma y que ello estaba afectando a sus relaciones presentes. El trabajo elaborado, le permitió dejar ir y crecer conforme a sus valores y creencias.

Confesiones en resumen, que nos muestran que el tiempo no cura nada. El tiempo, repetimos una vez más, sin trabajo y sin atender las emociones, nos aleja, nos anestesia, pero no nos permite sanar, no nos deja crecer y aprender. El tiempo nos hace creer falsamente que el dolor ha desaparecido, pero en realidad sigue presente, oculto, esperando la oportunidad para salir.

Tu tiempo es aquí y ahora

 

Si has llegado hasta aquí, ya sabrás que lo que cura no es el paso del tiempo, sino ese trabajo personal y consciente sobre aquello que nos pasa, de esas emociones y experiencias que en ocasiones son dolorosas.

Así es, no nos cura el tiempo, nos curamos nosotros mismos cuando nos damos la oportunidad, nos responsabilizamos de nuestro bienestar y nuestro crecimiento personal, dándonos permiso para poder ver nuestras heridas, cuidarlas y dejarlas cicatrizar.

El trabajo pues, es aquí y ahora, aunque a veces las emociones tengan su origen en el pasado. Traerlas al presente, nos permite revisarlas, desapegarnos conscientemente de ellas, permitiendo cerrar lo que un día quedo abierto y sin cuidar.

Tu mejor aliado no es el tiempo, eres tú

 

Tener la valentía de utilizar el tiempo como un espacio para revisar aquello que nos ocurre, es un aliado que no debemos dejar de lado. Sin embargo, en ocasiones, se es necesaria la guía de un facilitador que aporte algo de luz allá donde en ocasiones solo se atisba oscuridad.

En esos momentos, los que nos dedicamos al mundo del acompañamiento de personas (psicólogos, terapeutas, orientadores…) facilitamos  esa toma de conciencia de lo que no pudo expresarse y gestionarse en su momento. Una tarea, que asumimos y acogemos, ofreciendo recursos, habilidades y estrategias que garantizarán un trabajo efectivo, seguro, confidencial, respetuoso y profundo.

Finalizando… el tiempo sólo se convertirá en tu aliado si tienes la valentía y el compromiso de trabajo para buscar aquello que necesita ser atendido y cuidado.

“…Atiende y cuida  las emociones para dejarlas ir… promueve y crea un aprendizaje que te acompañe a lo largo de tu vida… tu felicidad es aquí, es ahora…”

Luis Fernando López Martínez

Luis Fernando López Martínez

Psicólogo General Sanitario. Psicoterapeuta. Colegiado M31676

Mi labor sanitaria se enfoca al tratamiento psicoterapéutico de adultos y adolescentes. Codirector y creador de Proyecto ISNISS del Programa de Doctorado de Psicología de la Salud de la UNED. Investigador de conductas autolesivas y suicidas en entornos digitales. Máster en Psicología General Sanitaria. Máster en Psicoterapias Humanistas. Máster en Intervención Comunitaria. Máster en Mediación y Resolución de Conflictos. Técnico Experto en Violencia de Género y PRL. Colaborador y divulgador científico en medios de comunicación y prensa, asociaciones e instituciones públicas y privadas en materia de salud mental.

 

1
Hola, soy Luis Fernando López
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by